¿Qué hacer ante un bebé o niño con fiebre?


Consideramos que un niño o un bebé tiene fiebre cuando el termómetro marca más de 38 grados C, la fiebre es una defensa del organismo contra la enfermedad, los médicos suelen guiarse a través del control de esta, para tener una idea de cómo evoluciona la enfermedad.

Se considera que la temperatura de un niño o un bebé es normal, cuando es de 37 grados tomada en la región del ano y de 36,5 hasta 36.7 cuando es tomada en la boca o la axila, cabe aclarar que solo debe ser menor en 5 o 7 décimas con relación a la temperatura rectal.

Tomando la temperatura del bebe

Es de suma importancia que los padres sepan tomar correctamente la temperatura de sus hijos, por lo tanto intentaremos hacer una descripción detallada de cómo hacerlo.

Se recomienda que la temperatura se la tome por el recto hasta los 5 o 6 años.

Para tomar la temperatura, lo primero que deberás hacer es agitar el termómetro, esto se hace para que la columna de mercurio descienda hasta su nivel inicial. Seguidamente se introduce la parte metálica o “cabecita” dentro del ano del niño o del bebé, previamente deberás untar esa parte con vaselina para que cause menos molestias, se lo debe introducir unos 2 cm más o menos.

La posición más favorable para tomar la temperatura es cuando el niño o un bebé esta echado de costado sobre la cama, o de barriga sobre las rodillas de mamá.

Luego de introducir el termómetro, se lo sujetara entre 2 dedos de la mano, para evitar que se salga o se rompa con los posibles movimientos del niño o del bebé, se deberá mantener el termómetro por más o menos 1 minuto si es tomado por el recto como indicamos anteriormente, pero si la temperatura se tomó en la axila o la boca deberá mantenerse ahí por 2 minutos o más.

Para leer el termómetro deberás tomarlo por los extremos y hacerlo girar lentamente, hasta ver con claridad el nivel alcanzado por la columna de mercurio (entre las líneas y los números). No es primordial determinar con exactitud las decimas de grado, lo importante es informar al pediatra si la temperatura supero los 38, 39 o 40 grados y si ha sido tomada vía rectal, oral o axilar.

¿Qué cuidados son necesarios en los niños o o bebés con fiebre alta?

Cuando la fiebre ha sobrepasado los 39 grados vía rectal, ocasiona molestias al niño tales como: Fatiga, escalofríos y en casos extremos convulsiones sobre todo en niños menores a 3 años.

Pasos a seguir:

– Debe desabrigarse al niño o al bebé, pero si presenta escalofríos debe abrigársele más

– Debe aplicársele paños fríos, en la frente, en las axilas, en la nuca, en la parte baja del estómago y en las ingles. Muchos papás se sorprenden ante estas medidas considerándolas negativas para el niño o el bebé, sobre todo si están resfriados, pero es importante saber que son medidas primordiales para tomar en cuenta ante un caso de fiebre alta.

– Una buena idea es bañarlo con agua tibia (ni muy caliente, que es peor, ni tampoco fría extrema), en dicho proceso acondicionar el baño y su salida del mismo para que no tome frío o corrientes de aire. En el caso de un bebé o niño pequeño es una solución más práctica que los paños fríos que típicamente no se los dejan poner.

– A los niños menores de 2 años, se les puede dar una aspirineta, de 2 a 6 años media tableta de aspirina y a partir de los 6 años una tableta entera, ¡nuca se les dará otras drogas para la fiebre o mayor cantidad de aspirinas, porque se podría intoxicar al niño! Ante cualquier duda es mejor consultar siempre con el pediatra.

– El enfermo deberá beber abundantes líquidos.

Cuidado en caso de vómitos:

Después del vómito, se dejara el estómago en reposo, es decir que no se deberá suministrar al enfermo, nada por vía oral, por 1 o 2 horas más o menos.

– Después de este periodo de tiempo, se comenzara a suministrar al niño, líquidos en poca cantidad y a manera de sorbos, posteriormente se aumentara la cantidad, y si es bien tolerado por el niño, se le podrá dar comida de manera progresiva.

– No se forzara a beber o a comer al niño después de vómito, la comida y bebida se debe suministrar en forma cautelosa.

– El vómito, por lo general es síntoma de alguna enfermedad, la cual ocasiono la fiebre.

NOTA: Estas son solo medidas de urgencia y una guía hasta que el niño sea examinado por el pediatra, quien será el que deberá señalar el tratamiento a seguir y las medidas a tomar.

Autor: Chrystal Tudela