Hechizos para vencer la timidez y ser quien siempre quisiste ser


A menudo, renunciamos a hacer cosas por el miedo al que dirán. La timidez es siempre mala consejera. Pero podemos recurrir a la magia y realizar algunos hechizos para superarnos.

Todas las personas tenemos momentos en la vida en los cuales quisiésemos que nos tragase la tierra, y es que nadie está a salvo que sufrir una crisis de verguenza ante un hecho que nos parece humillante. Esto es normal e incluso sano, porque nos hace tomar consciencia de la responsabilidad ante la que nos enfrentamos con nuestros actos y nuestras intervenciones en el mundo. Hablar en público, encarar una entrevista de trabajo, u otra situación en la que hay gente que espera mucho de nosotros y tenemos que mostrar cuánto valemos ante un reto.

Sin embargo, hay personas que se pasan la vida sometiéndose al estrés de la aprobación ajena, personas que padecen la timidez y el exceso de verguenza como una enfermedad que les incapacita para la vida. La solución siempre pasa por pedir ayuda profesional a un psicólogo, hablar de nuestros temores con nuestros amigos y familiares, pero sobre todo, mentalizarse de que valemos mucho, y es que todo, tanto lo bueno como malo, tanto la gloria como los demonios, están en nuestra cabeza. No hay peor enemigo que nosotros mismos.
Vencer la timidez con un Hechizo

Si algo tiene la magia y todo cuanto la rodea, esto son los hechizos, rituales, conjuros, es que exigen una alta concentración y la convicción de creer en nuestro poder y en la posibilidad de que sucedan cosas imposibles. Esta cualidad podemos aprovecharla en nuestro beneficio para hallar la fortaleza que necesitamos para hacer crecer nuestra autoestima y asumir con éxito los desafíos de nuestra vida. ¿Crees en la magia? En este artículo más que nunca, debes creerte eso de que “la magia está en tí”, y es que es una verdad absoluta, en especial para los rituales que te traemos hoy.

La verguenza es un mal adquirido. Cuando nacemos no sentimos verguenza, ningún bebé es tímido hasta que comienza a ser conocedor del papel que desempeña en el mundo. De la atención que despiertan sus actos, y de cómo le observan todos. La timidez varía en grados y la graduación de esta, habitualmente, está relacionada con la atención que un niño recibe en su infancia. Si tiene padres que le motivan, le apoyan y le animan a superarse, tendrá mayor seguridad en sí mismo, y la timidez sólo hará un acto de aparición de manera ocasional.

Si, por el contrario, los padres regañan al hijo, le recrimina cada fallo, lamentablemente la timidez y la inseguridad se convertirán en fieles compañeras de viaje de ese niño cuando llegue a su edad adulta. Nunca es tarde para superar los obstáculos que ese miedo, a veces, incomensurable nos quiere imponer, limitando nuestras decisiones, y abortando nuestros deseos viviendo una vida de fracaso.

A pesar de todo no hay que perder de vista dos realidades alentadoras. La primera es que la mayoría de los grandes triunfadores, son personas tímidas. La segunda es que esas personas que triunfan lo hacen porque pese a ser tímidos, logran enfrentarse a la timidez y no dejarse vencer por ella. Para comenzar, te diré también que las personas que sufren timidez suelen ser todas muy creativas. Todos soñamos cómo desearíamos ser. Y, en el caso del tímido, esos sueños tienen las alas muy largas. Ahora sólo reflexiona y respóndete a tí mismo ¿cómo querría ser? Y ve a por ello. Como ayuda, te ofrecemos algunos hechizos en los cuales puedes apoyarte para despertar ese valor que tienes dormido dentro de tí y que encuentres el valor suficiente para hacer tus sueños realidad.

Hechizo 1. Para desarrollar la personalidad

Necesitas dos velas blancas y dos velas amarillas. Con ellas, montarás un altar comenzando a encender las velas por la derecha. En medio de las velas, coloca incienso de sándalo o de lilas, que te ayudarán a equilibrar la mente. Una vez estés concentrado, pronuncia la siguiente oración:
“Espiritus del mundo invisible,
espiritus de cuantos habeís sufrido,
tribulaciones y pesares en vuestro paso
por la tierra
os ruego que escuchéis mis palabras
e intercedáis por mis deseos.

Espíritus bienaventurados y misericordiosos
de cuantos sufristeis martirio y dolores
en vuestra existencia terrena
os suplico que acojáis mis súplicas
y tengáis en cuenta mi petición
y ayudarme en el desarrollo de mi personalidad.

Ofrezco esta novena
para la culminación de mi éxito”.

Se trata de una novena, que tienes que repetir durante nueve días a la misma hora.
Hechizo para timidos

Hechizo 2. Para ser más partícipe en las reuniones

Otro gran error del tímido es sentirse inferior al resto. Por eso siempre calla sus ideas y ocultan lo maravillosas que son,pudiendo incluso destacar frente a los otros si se atreviera a exponer lo que piensa. Si este es tu caso, toma nota:
Necesitas un manojo de ramas de romero, otro manojo de ramas de lavanda, una rosa y una cucharada de pimienta. También agua, cinta negra, una vela blanca, cuatro velas rojas, incienso de sándalo, una maceta con tierra, una piedra negra y tres clavos grandes. Se echan los pétalos de rosa y la pimienta en un recipiente con agua y se mueven con las manos.

A cotninuación cojemos el romero y la lavanda y hacemos un manojo con ellos que mojaremos en el agua. Previamente, habremos tenido que preparar un altar con las velas. El ritual consiste en limpiar o barrer a la persona con tímida con el manojo y el agua,desde la cabeza hasta los pies. Una vez hecha esta “limpieza”, debe colocarse en el centro del altar y sujetar, con la mano derecha la piedra negra, y con la izquierda, la vela blanca. Alrededor, prendemos las velas rojas con los clavos, colocamos la cinta negra, el incienso y el cuenco con los pétalos y la pimienta.

El ritual consiste en visualizar que nos vamos limpiando y liberando de los miedos. Para ello, usaremos la piedra a modo de esponja, y la cinta negra como una meta que tendremos que ir traspasando. Los clavos, los enterraremos en la maceta. Mientras hacemos todo esto recitaremos dos oraciones. La primera dice:
Que la luz del fuego me dé fuerzas,
que la bondad de la tierra reciba mis temores.
Saldré al mundo con una vida nueva guiada
de la mano del Arcángel Rafael

La segunda oración sigue así:

Soy yo y así me quiere Dios.
Soy una y buena a sus ojos,
soy una y buena a los ojos de los hombres.
Aquí quedan enterrados mis temores

Una de las peores situaciones a las que tiene que enfrentarse el tímido es la de tener delante a la persona amada y no atreverse a declarar sus sentimientos. Ya de por sí es un mal trago para cualquiera, cuanto más para quien tiene la autoestima por los suelos. Pero la magia viene en tu socorro para que, en cuanto Cupido dispare sus flechas, tengas el arrojo de atrapar al amor de tu vida. Es el ritual del amor para tímidos.

Hechizo 3. Para expresar tus sentimientos:

Necesitas cáscara de mandarinas, agua de lluvia y un brasero. Ideal para realizar en otoño.
Es un ritual muy sencillo. Sólo tienes que colocar las cáscaras de mandarina y el agua de lluvia en el brasero, y visualizar mientras el vapor se difumina por la habitación, que la situación que tanto sueñas está haciéndose realidad. Imagínate con él/ella, y que todo sale bien.

Autor: Teresa Bernal