Computación en la nube

Seguramente habrás escuchado acerca de computación en la nube, este término está cobrando mucho auge entre las personas y empresas que necesitan sus recursos informáticos disponibles siempre en cualquier momento en cualquier parte.

La idea de la computación en la nube o Cloud Computing es ofrecer servicios a través de la red, originalmente se habla de servicios que se ofrecen a través de internet y de ahí la metáfora de computación en la nube, aunque hoy en día esa idea también se ha logrado colocar en la disposición de servicios de una empresa a través de una red local.

Estos servicios pueden ser accedidos desde prácticamente cualquier navegador que tengamos instalado en el computador, hacemos esta excepción debido a que aún hay empresas que programan sus aplicaciones con tecnología privativa de Microsoft y las mismas se limitan únicamente a Internet Explorer como navegador para poder ejecutarlas.

La idea principal es que los servicios puedan ser accedidos por personas que tienen pocos conocimientos de informática y sean fáciles de utilizar y administrar, sin nada que instalar más que el navegador preferido, esta característica lo hace atractivo ya que puede ser ejecutado en más de un dispositivo incluyendo tablets, computadoras portátiles, computadoras de escritorio, entre otros.

La información se almacena en servidores de internet o bien en los servidores de la empresa que tengan acceso a internet y sean accesibles a través de él.

La gama de servicios que se pueden ofrecer a través de esta infraestructura es gigante, va desde aplicaciones como control de inventarios hasta aplicaciones complejas como de administración de recurso humano, y gestión empresarial completa.

Otra ventaja del cloud computing es que no necesariamente la empresa tiene que invertir mucho dinero en el coste de servidores para mantener la información a salvo, ya que hay muchas empresas que prestan estos servicios en internet y tienen mucha experiencia en el ramo, ellos se encargarán de hacer copias de seguridad de los datos y la aplicación, también se ocuparan de la seguridad a nivel servidor, ya que la seguridad de la aplicación deberá ser tomada en cuenta por quien desarrolle la plataforma de servicios a colocar.

No está restringida a un sistema operativo en específico, ya que la plataforma puede estar diseñada con tecnologías libres o propietarias, y los servidores que soportarán estas aplicaciones podrán ser Linux o Windows según sea la necesidad de la aplicación.

Una de las desventajas es que si no tenemos nuestros servidores, esto hará que seamos dependientes de los que presten el servicio de servidores, y si tenemos nuestros propios servidores, tendremos que contratar al personal adecuado para que realice periódicamente copias de seguridad y de mantenimiento a los mismos.

En general la computación en la nube está teniendo mucho auge hoy en día por su facilidad de instalación y bajo coste de implementación, así como también la diversidad de lenguajes en los cuales se pueden programar las aplicaciones de los servicios a implementar, que pueden ir desde lenguajes propietarios a cualquiera de la gama de lenguajes libres como php, ruby entre otros.

Este concepto está avanzando demasiado rápido, tanto que hoy en día algunas empresas están pensando en lanzar incluso sistemas operativos completos en la red, en donde lo único que necesitaras será una computadora con acceso a internet pero el disco duro de esta será únicamente como dispositivo de almacenamiento cualquiera y no como el que almacena el sistema operativo, puesto que este arrancará desde la internet y tener guardados tus documentos en la red en un servidor remoto.

Por lo que la gama de servicios que se podrán ofrecer bajo estas características serán ampliados a un punto en el cual la imaginación del creador de las aplicaciones será el único límite.
Autor: Carlos Hernández – Foto: flickr.com/Lawrence Berkeley National Laboratory