Videobook de actores

Si eres actor o aspirante a serlo, es imprescindible que inviertas tiempo, dinero y esfuerzo en producir un videobook. Y aunque normalmente uno puede recurrir a algún realizador para que se encargue de ello, siempre es bueno tener claro lo que uno desea transmitir y estar atento a ciertos detalles que pueden hacer la diferencia entre ganarse o perder un trabajo o un casting. A ellos.

Antes que nada, lo que debes hacer es seleccionar tus mejores trabajos, y eso tiene que ver tanto con aquellos en los que consideras que tienes un mejor desempeño, como con la relevancia de los mismos. También está relacionado a la calidad que tenga dicho trabajo, pues por mejor actuación que tengas en un cortometraje, por ejemplo, debes pensar si conviene mostrar algo que esté en VHS, por dar un caso. Lo ideal sería que todo esté en una calidad similar y mejor si la definición de imagen y el sonido son buenos.

A la hora de decidir qué géneros mostrar, es una elección muy válida incluir de todo un poco, con algunas secuencias de drama y otras de comedia. Obviamente, esto está condicionado a la clase de trabajo que ha realizado uno, pero lo ideal es no limitarse a un género específico. De igual manera, es preferible agregar trabajos en cine, en teatro y en televisión que restringir la presentación a tan sólo una de esas áreas. Hazlo aun si tu meta es sólo actuar en películas, por ejemplo, ya que la idea es que el videobook sea una muestra bastante completa, aunque sintética, de tu carrera.

Una buena idea es también incluir escenas de producciones extranjeras, en el caso de que las tengamos en nuestro currículum. Así, si has tenido la suerte de realizar una película en inglés o portugués, por ejemplo, será muy interesante agregarlo, pues esto podrá contar puntos para ti. Pero trata de incluir subtítulos al español, por respeto a quien lo va a ver y también por una cuestión lógica, de que el mismo comprenda tus parlamentos.

Sin embargo, un videobook no necesita estar únicamente compuesto por escenas de trabajos realizados por el actor, sino que éste puede también producir algo especialmente para la ocasión. En ese caso, puedes utilizar algún fragmento de texto para representarlo sobre un escenario o incluso grabar un pequeño corto, sólo con el fin de mostrar tu trabajo. Tú debes elegir si deseas interpretar un monólogo – que seguramente requiere buenas dotes actorales y bastante fuerza en el texto – o interactuar con alguien, tomando el cuidado de elegir a alguien bueno para dividir pantalla contigo, pues de lo contrario puedes arruinar tu chance.

Respecto a incluir fotos, se trata de una decisión también del actor. Si dispones de buenas imágenes, tanto en cuanto a la estética como en la resolución, es una buena idea agregarlas a tu videobook, cuidando de no sobresaturar la producción con las mismas y de que éstas te favorezcan y no incluían fechas, dibujos u otras cosas que no se vean profesionales. Trata de elegir las mejores poses, pero sin exageraciones: no eres modelo, eres actor/actriz, así que lo principal será valorar tu capacidad de expresarte.

La duración de tu videobook es variable, no hay una regla para eso, pero es recomendable que la misma no supere los cinco minutos, pues es muy difícil que alguien gaste su tiempo viendo algo mayor. Selecciona unos cuatro o cinco trabajos que hayas hecho, según los parámetros indicados anteriormente. Y recuerda también incluir letras para informar al espectador de qué trabajo se trata; puedes incluir el año y, si deseas, el director o autor del texto.

En cuanto a la cuestión técnica, busca que tu DVD tenga un menú de inicio, al cual se acceda inmediatamente, es decir, en el mismo instante en que la persona lo coloca en el reproductor. La división depende de muchos factores, depende de cómo está estructurado tu videobook, pero puedes separarlos por escenas y fotos, o incluso tenerlas en el mismo fragmento, eso es variable. Un apartado debe ser el currículum, el cual no necesita ser completo, pero sí condensar lo más importante de tu carrera. Otra propuesta interesante es que tengas un reel (compilado) de tus mejores escenas y otro apartado que contenga escenas completas, en caso de que le interese ver más de tu trabajo al encargado.

Pero además de todo lo que se muestra en el DVD, también debemos tomar cuenta la presentación del mismo. Si no cuidas un detalle tan básico como la portada de tu DVD, es posible que éste ni siquiera sea revisado por el encargado de hacerlo, así que no escatimes recursos para elaborar una buena presentación. Lo ideal es que la parte frontal de la caja contenga tu nombre y tu foto, la cual debe ser de buena resolución y en primer plano. La lateral debe contener tu nombre y, si quieres, una foto pequeñita arriba. Finalmente, la parte trasera debe ser rellena con lo que te parezca más conveniente: una breve reseña, un resumen de tu currículum e incluso algunas fotos, si consideras pertinente. También tus teléfonos, e-mails y, en caso de que hubiera, tu sitio web personal.

Autor: Sergio Marcio - Foto: clickr.com/Filmutea