alimentos para engordar

Engordar no es tan sencillo como parece ya que muchas veces tu propio metabolismo impide que ganes peso y tu cuerpo tome forma y cree músculos por lo que, seguramente, te ves siempre delgado en demasía y aunque hagas ejercicios y comas en gran cantidad no consigues subir de peso.

Puntos a tener en cuenta para engordar

Por lo menos tendrás que realizar 6 comidas a lo largo del día para poder engordar, esto quiere decir que deberás comer el desayuno, la media mañana, el almuerzo, la merienda, la media tarde y finalmente la cena. Procura comer entre comidas algunos alimentos que tengan hidratos de carbono como ser las galletas o el pan siempre en pequeñas cantidades.

Para ganar peso también te servirá consumir frutos secos como las nueces, almendras o avellanas ya que este tipo de alimentos tienen muchas calorías que favorecen la ganancia de peso. Procura utilizar manteca (mantequilla), crema de leche (nata) y consumir muchos alimentos con yema de huevo y azúcar.

Cuando realices el almuerzo o la cena trata de preparar alimentos que contengan harina y huevo. Además si no sientes hambre come algo de miel ya que ésta estimulará tu apetito. Si tomas jugos de fruta, en vez de tomarlos sin azúcar colócales un poco de este endulzante o de miel.

Qué alimentos poseen altos valores de calorías

Deberás incluir en tu dieta cereales no integrales, papas (patatas), salsas, mayonesa (mahonesa) y otros condimentos. También es conveniente que consumas carne roja o blanca y embutidos además de legumbres. No olvides de acompañar todas las comidas con un trozo de pan blanco que puedes untar con manteca o mantequilla.

También puedes estimular tu apetito con pequeñas porciones de ensalada a la que le puedes agregar nata (crema de leche) o también aceite de oliva. Procura que las porciones no sean demasiado abundante ya que sino lograrás muy pronto una sensación de saciedad por lo que no podrás engordar debidamente.

Ejemplos de dietas para engordar

Para el desayuno deberás tomar un yogurt natural endulzado con miel o azúcar al que acompañarás con cereales  y una fruta de estación.
Durante el almuerzo puedes consumir un plato de legumbres como las lentejas y un par de huevos revueltos acompañados con tu queso preferido.

En la media mañana y en la merienda puedes comer un poco de queso y un vaso de jugo de frutas endulzado con azúcar o miel y durante la cena prepara una sopa crema de zanahoria, bocaditos de pescado y un poco de ananá (piña) en almíbar.

Otro ejemplo que puedes seguir consiste en tomar el desayuno compuesto por un vaso de leche entera con chocolate acompañado de unas tostadas de pan untadas con manteca (mantequilla) y la mermelada (jalea) de tu preferencia. Durante el almuerzo puedes comer una ensalada preparada con palta (aguacate) y albóndigas con salsa.

Para la merienda un plátano (banana) cortado en trozos bañado con chocolate fundido. Y para la cena sopa de verduras que contenga papas (patatas) y otro tipo de verduras de tu preferencia. De postre frutas de la estación.

Y por último, otra opción que puedes seguir es desayunar un café o té con leche entera acompañado por galletas con mermelada y un vaso de jugo de naranja. Para almorzar puedes prepararte arroz primavera acompañado de una porción de pollo y de postre un yogurt de frutas. Durante la merienda deberás consumir unas porciones de pan untadas con manteca (mantequilla) y el jugo de tu fruta preferida y de cena puedes comer frutos de mar como ser calamares con salsa y de postre una fruta de estación que te agrade.

No olvides complementar la dieta con algún tentempié 1 hora antes del almuerzo y una hora antes de la cena.
Autor: Marcela Antonacci