Cuidar el pelo largo

Tener paciencia para que tu pelo crezca y llegue al largo deseado, y ver que al final está todo quebradizo te llena de decepción. Pero no te preocupes, existen distintas maneras de cuidar tu cabello con pequeñas acciones a lo largo del día y la noche para evitar que se dañe y puedas estar orgullosa de él.

La rotura es el peor enemigo y es en lo que más tienes que prestar atención. Existen varios factores que hacen que esto suceda a lo largo del día, y tú misma puedes hacer mucho para remediarlo ya que un mal cepillado o lavado perjudican en gran medida tu melena.

Cambia malos hábitos

En primera medida, la forma en que peinas o cepillas tu pelo puede dañarlo. Para comenzar el día, lo ideal es que hagas una barrida con tus propios dedos para desenredar y acomodar la cabellera. Luego debes cepillarlo con un cepillo que no sea de plástico para no crear estática. Lo ideal es que sea de madera con cerdas naturales. Sólo cepíllalo si está seco. 

Luego debes peinarlo con un peine de carey o de madera, seccionando la totalidad de la cabellera y peinando cuidadosamente parte por parte, sin dar tirones ni maltratarlo. 

En cuanto al lavado, lo mejor es hacerlo cada dos días. Si tu pelo es seco y se quiebra con facilidad utiliza antes del shampoo una capa de acondicionador. Luego aplica normalmente el shampoo adecuado para tu tipo de cabello y luego termina con acondicionador, pero cuidado, la manera correcta de distribuir el mismo no es ponerlo en toda la cabeza y el pelo, sino solo en el cabello de las orejas hacia abajo. Enjuaga con abundante agua y seca con toalla sin friccionar.

Lo ideal no es utilizar secador de cabello aunque a veces las obligaciones y los horarios no lo permiten. Tampoco es bueno que uses la planchita o la rizadora. Si no puedes evitarlo, utiliza productos capilares de primeras marcas para protegerlo.

Por las noches también debes cuidar tu cabellera. Lo mejor es que uses una funda de almohada de seda para que el pelo se deslice suavemente en ella. Las de algodón lo pueden llegar a dañar y quebrar.

Recortar las puntas es necesario cada tres meses para evitar que las puntas se vean florecidas y tengan mal aspecto. Quizás eres una de las reacias a hacerlo, ya que piensas que tanto te costó que llegue al largo que te gusta, que no quieres cortarle ni un centímetro. Esto es muy necesario y le dará vitalidad y belleza a tu cabello.

Autor: Carolina Antonacci