Muchas veces cuando se descose tu ropa, te encuentras con la duda de que punto de costura utilizar para repararla, para no tener que recurrir a terceros para que te la arreglen con el consabido gasto que esto conlleva o deseas coser por ti misma alguna prenda para armarla a tu gusto pero no sabes cómo hacerlo o no posees máquina de coser. Para realizar cualquiera de estas tareas deberás practicar ciertos puntos básicos que te servirán tanto para reparar partes de tu ropa que se encuentran descosidas como así también para probar armar una prenda con tus propias manos.

Puntos básicos de costura a mano

Punto hilván: este es el más sencillo de hacer y el más básico ya que se utiliza para marcar costuras o para modificar diferentes prendas. Es el punto “tradicional” ya que hay que pasar la aguja siguiendo una línea recta pero teniendo en cuenta que hay que dejar un punto flojo y otro no.

Punto bastilla: aquí deberás pasar la aguja de manera alternada punto por punto. Este tipo de punto se utiliza para unir dos partes de tela como costura final o también para fruncir un borde ya que cuando terminas de coser solo deberás tirar del extremo del hilo y el frunce quedará perfectamente realizado.

cocer a mano puntos básicos

Puntada invisible: este es el punto que deberás utilizar si quieres coser el forro de alguna prenda ya que tiene la característica de no verse a simple vista por lo que la costura queda muy prolija. Para hacerlo debes insertar la aguja en el borde del doblez del forro y pasarla por dentro del mismo, sacándola luego de un largo de puntada debajo del punto de salida del hilo, inmediatamente deberás pinchar la aguja en la tela y volver a insertarla dejando solamente 5 milímetros de hilo a la vista para pinchar la tela hacia adentro volviendo a repetir la operación.

Punto atrás: este punto tiene la particularidad de coserse de atrás hacia adelante pinchando la aguja en el revés de la tela, pasando el hilo y volviendo a pinchar tres milímetros pero hacia atrás, para insertar la aguja nuevamente desde el interior de la prenda medio centímetro hacia adelante volviendo a repetir hasta finalizar con la costura.

Punto atrás escondido: para realizar este tipo de costura, deberás pinchar la tela con la aguja y sacarla a tres milímetros de distancia para volver a insertarla nuevamente a un milímetro de la salida anterior (procura que el hilo no se vea del derecho de la tela) y luego deberás volver a pinchar la tela a tres milímetros continuando hasta finalizar. Este punto lo puedes usar para coser bordes o finalizar algunas costuras ya que del lado de afuera de la prenda el hilo es prácticamente invisible.

Pespunte: se trata de una puntada resistente que se utiliza para unir dos telas o para remplazar la costura con máquina en zonas pequeñas. Realiza puntadas de dos o tres milímetros siguiendo una linea recta en la tela. Ten presente que las puntadas deberán ser del mismo tamaño tanto en el derecho como en el revés de la tela. No tires demasiado del hilo para evitar los frunces en la costura y remátala haciendo dos puntos uno sobre otro y termina con un nudo en el revés de la tela.

Sobrehilado: este tipo de puntada se realiza en el borde de la tela para que no se deshilache. Comienza insertando la aguja desde el revés hacia el derecho y asegúrate de rematar el hilo con un nudo. Estira el hilo e inserta la aguja por el derecho de la tela dejando una puntada diagonal de unos 2 o 3 milímetros. Recuerda que para que la costura no se vea, el hilo deberá ser del mismo tono que el género que vas a coser.

Dobladillo: Esta puntada se realiza para asegurar los dobladillos que se han cosido antes mediante el hilván. Comienza insertando la aguja desde dentro del dobladillo y asegúrate que el nudo quedó insertado dentro del dobladillo. A continuación realiza pequeños puntos inclinados pasando la aguja por dos hebras de la tela. Procura dejar un centímetro entre cada puntada y no tensiones mucho la hebra. Finaliza el dobladillo con un nudo en la parte del doblez.

Puntada cruzada: esta puntada también se utiliza para coser dobladillos y se comienza con una hebra simple del mismo color que la tela. Pincha la aguja desde el dobles de la tela y asegúrate que el nudo quede debajo del doblez. Haz una puntada de izquierda a derecha y luego realiza otra en sentido contrario (verás que queda formada un cruz con el hilo. Continúa cosiendo de la misma forma hasta finalizar con una lazada en el último punto.

Festón: Este punto de costura se utiliza para proteger los bordes de las prendas y evitar que se deshilachen. Es muy sencillo de realizar ya que se hace una lazada simple en el borde de la tela que tendrás que tener la precaución de que quede vertical.

Punto de ojal: se emplea sobre todo cuando se van a realizar ojales a mano, pues es especial para reforzar estas costuras que con el uso pueden desgastarse y romperse. Comienza pinchando la tela del revés hasta que el nudo quede por detrás y clava la aguja nuevamente por el revés muy cerca del primer punto. Continúa cosiendo hasta completar toda la circunferencia y remata con una lazada. Este punto puedes utilizarlo también para colocar broches, clips u otro tipo de accesorios.

Punto de cruz: es el que por lo general se utiliza en los bordados o para cambiar de color de hilo en diseños con formas complicadas y consiste en formar una X realizando un punto y pinchando la tela en la parte inferior para cruzar las hebras por el medio.

Si eres principiante, lo que debes hacer comenzar con diferentes retazos de tela que no uses y practicar los puntos varias veces hasta que te salgan perfectamente antes de pensar en coser alguna prenda armada por ti pero con el tiempo seguramente podrás lograrlo.

Autor: Marcela Antonucci