Gracias a innumerables estudios, en la actualidad se está promoviendo con gran ahínco la lactancia materna. Sin embargo, son muchas las madres que lo encuentran doloroso y deciden abandonar este importante acto.

A continuación algunos tips que pueden ayudarte a amantar sin claudicar:

Amamantar al bebé

1.- La preparación del seno durante el embarazo es vital. Da un ligero masaje diario con aceite de bebé o algún aceite especial para madres lactando a manera de “sacar” el pezón y humectar la piel, lo cual la hará más resistente a la astringente saliva del bebé. Para realizar el masaje, toma el pezón entre tus dedos índice y pulgar y rota como si estuviera sintonizando un radio por unos cuantos segundos.

2.- Una vez nazca el bebé, colócalo al pecho. Es más factible que el bebé se “pegue” del pecho adecuadamente en las primeras dos horas de vida, ya que el reflejo de succión está muy afianzado al salir del vientre materno. Si no es posible hacerlo en este período, es probable que se haga un poco más difícil comenzar a dar pecho, Ármate de paciencia una vez puedas amamantar e inténtalo tantas veces como sea necesario.

3.- Para amamantar, toma tu pecho haciendo una C con los dedos índice y pulgar, e introduce toda la areola (el círculo de color más oscuro) dentro de la boca del bebé, y no solo el pezón ya que esto causa dolor intenso, desgarraduras e inclusive sangramientos. Si lo estás haciendo bien, no debe doler en lo absoluto.

4.- Toma en cuenta que una vez nace el bebé, la leche toma entre 24 y 72 horas para bajar. Sin embargo, poniendo al pecho al bebé le das gotas de calostro, una sustancia amarillenta que contiene todas las defensas que necesita tu bebé para no enfermarse. En este período no es necesario administrar fórmulas adicionales al bebé, aunque creas que morirá de inanición, a menos que sea un bebé con poco peso al nacer. Los bebés con buen peso, nacen con un aproximado de 400grs de exceso de líquido en su cuerpo (por eso sus ojos se ven hinchados). Es normal que un bebé pese 300 a 400grs menos en los primeros 4 días y que a los 7-9 días de nacido pese lo mismo que al nacer.

5.- Sólo la boca del bebé al succionar estimulará la bajada de leche, por eso mientras más lo pegues más rápido bajará y mejores defensas estarás dando a tu bebé. Si le das fórmula adicional, el bebé no succionará con la misma fuerza y la estimulación será menor.

6.- La producción de leche se estimula tomando mucha agua! No se requiere tomar avena, o preparados adicionales que sólo harán más lenta la reducción del peso extra que te quedo del embarazo. Toma dos vasos de agua justo antes de dar pecho a tu bebé y verás cómo sale leche en abundancia. También toma agua cada vez que sientas sed. Es probable que consumas entre 3 y 6 litros de agua diarios.

7.- Otro punto muy importante para la producción de leche es el descanso. A menos que cuentes con un tren de ayuda, será muy difícil que duermas 8 horas corridas durante la noche, pero es importante que duermas 8 horas totales durante el día. No importa si son muchas siestas durante el día y la noche. Si tu bebé toma muy seguido, extrae una toma con tiraleche y pide a papá o la persona que te ayude que le dé esa toma con un biberón, así tendrás un par de horas corridas de descanso.

8.- Si no cuentas con mucha ayuda, aplica esta norma por excelencia: ¡Sí bebé duerme mamá duerme! Ya habrá tiempo para lavar platos mientras el bebé descansa en su sillita o juega en su corral.

9.- Es importante que durante este período consumas alimentos de muchísima calidad. Jugos/zumos de fruta, vegetales crudos y cocidos, sopas, proteínas provenientes de las carnes y granos, carbohidratos integrales. Estos ayudarán a que tu leche sea de calidad, espesa y con buena producción, y evitarán que tu bebé tenga problemas de nutrición. Haz al menos dos comidas bien balanceadas al día, sobretodo el desayuno, y complementa con meriendas nutritivas.

10.- Durante el primer par de meses trata de llevar un dieta cuidadosa. Los alérgenos comunes (chocolate, frutas cítricas, tomates, pescados y mariscos, mayonesa, carne de cerdo, nueces, entre otros) pueden “despertar” las alergias en tu hijo. Trata de introducirlos poco a poco, uno por día, para que puedas detectar al culpable en caso de que tu bebé presente erupciones en la piel, cólicos, diarrea o estreñimiento.

11.- Sí existe historial alérgico en la familia (materna o paterna) evita consumir los primeros 3 meses los alimentos que detonen reacciones alérgicas en esos familiares. Poco a poco tu bebé desarrollará su sistema inmunológico y es probable que, si no “despiertas” esas alergias que pueden ser hereditarias, puedas evitar que se desarrollen en un futuro. La dieta puede ser agotadora y aburrida, pero la salud a futuro de tu bebé vale cualquier sacrificio.

12.- Es probable que alrededor de la segunda a tercera semana de amamantamiento sientas dolor y ardor en tus pezones, sobre todo si no tenías un pezón muy prominente, ya que el bebé lo está “sacando” y la piel se agrieta. ¡No te des por vencida! Esta semana será la más dolorosa, luego todo irá mejorando. Prueba usar protectores de silicona o “pezoneras” para para amamantar a tu bebé (preferiblemente antes que el dolor sea insoportable), y también aplica cremas especiales para la cicatrización y lubricación.

13.- Siempre que sea posible, adopta una posición cómoda para amamantar. Utiliza tantas almohadas y cojines como sean necesarios para sentirte a gusto y que ninguna parte de tu cuerpo esté en tensión. Si puedes, adquiere un cojín de amamantar (parece un salvavidas pero tiene una abertura para que entre tu cuerpo), ayudan mucho sosteniendo al bebé en posición.

14.- Si estás muy cansada, evita amamantar acostada, ya que podrías quedarte dormida y moverte pisando con tu cuerpo al bebé. De igual forma, evita sentarte en el borde de la cama, ya que podrías dormirte y soltar al bebé.Recuerda siempre que estos tips no pretenden minimizar los consejos de tu pediatra, obstetra y neonatólogo. Si tienes alguna duda, consúltales, y siempre utiliza tu criterio y recién adquirido instinto maternal.

¡Felicidades por ese nuevo bebé!

Autor: YRV

Foto: flickr.com/freckled Lens